Materiales De Laboratorio Para Calentar: Cuales Son, A Fuego Directo

Los materiales de laboratorio para calentar son instrumentos que se utilizan en los laboratorios para someter a altas temperaturas diversas sustancias tanto sólidas como líquidas.

La temperatura es una de las variables físicas más importantes que se utiliza para controlar los experimentos físicos, biológicos y químicos.

Un requisito común en un experimento de laboratorio es la necesidad de calentar una muestra. Varios equipos pueden hacer esto, incluyendo el quemador Bunsen, el horno de laboratorio, la placa caliente y la incubadora.

¿Qué son los materiales de laboratorio para calentar?

Los instrumentos de laboratorio para calentar son resistentes a altas temperaturas, con los que se pueden calentar sustancias sólidas y líquidas. La cápsula de porcelana es un ejemplo de estos materiales, también están los tubos de ensayo, los matraces, etc.

¿Cuáles son los materiales de laboratorio para calentar?

Quemador Bunsen

<

El quemador Bunsen es una de las piezas más conocidas del equipo de laboratorio que se encuentra en los laboratorios de ciencias de las escuelas. Consiste en un tubo mezclador que se utiliza para generar una mezcla de gas y aire.

Una vez encendida, la intensidad de la llama se puede variar abriendo o cerrando un orificio de aire ajustable. Los quemadores Bunsen se utilizan normalmente para calentar vasos de precipitados de líquido con el fin de inducir reacciones químicas.

Los quemadores Bunsen también presentan desventajas: No pueden controlar la temperatura con la misma precisión que los calentadores electrónicos y el uso de una llama abierta puede ser peligroso.

Horno de laboratorio

Se utiliza un horno de laboratorio para calentar las muestras (generalmente sólidos) a una temperatura determinada, durante un tiempo determinado, dentro de un entorno cerrado. Los dispositivos se utilizan en todas las disciplinas científicas para el recocido, el secado y la esterilización.

A diferencia de los hornos de cocción estándar, los hornos de laboratorio ofrecen precisión y uniformidad en las temperaturas establecidas. Los hornos de laboratorio están diseñados para asegurar que cada punto dentro del dispositivo esté a la temperatura objetivo.

Placa caliente

Las placas calientes son aparatos eléctricos sencillos que se utilizan para calentar muestras dentro del aire. Consisten en una superficie calefactora y una serie de controles para cambiar la temperatura. Las placas calientes se utilizan generalmente cuando la temperatura deseada está por encima de los 100 grados centígrados (212 grados Fahrenheit) y se consideran mucho más seguras que los calentadores de llama abierta como los quemadores Bunsen.

Incubadora de laboratorio

Se utiliza una incubadora de laboratorio para calentar una muestra biológica a una temperatura determinada, que normalmente se ha configurado para optimizar el crecimiento de la muestra biológica. Dos tipos principales de incubadoras incluyen las incubadoras de gas y las incubadoras microbiológicas.

La incubadora de gas es un dispositivo sellado similar a un horno que bombea una concentración fija de dióxido de carbono al espacio de incubación. Esto permite el control de la humedad y el pH, así como de la temperatura.

Una incubadora microbiológica no inyecta gas en el espacio de incubación y es esencialmente un horno de laboratorio que funciona entre 5 y 70 grados Celsius (41 y 158 grados Fahrenheit). Esto los hace útiles para el crecimiento y almacenamiento de cultivos bacterianos que no requieren condiciones específicas de humedad y pH.

Cápsula de porcelana

Es un instrumento que resiste elevadas temperaturas y permite carbonizar sustancias y compuestos químicos.

Matraz

Es un envase de vidrio que se usa para mezclar soluciones químicas. Predominan en forma de esfera con cuello estrecho y recto. En este recipiente se contienen líquidos.

lee mas sobre el matraz aqui

Materiales de laboratorio para calentar a fuego directo

Un quemador Bunsen, llamado así por Robert Bunsen, es una pieza común de equipo de laboratorio que produce una sola llama de gas abierta, que se utiliza para la calefacción, la esterilización y la combustión.

El gas puede ser gas natural (que es principalmente metano) o un gas licuado de petróleo, como el propano, butano, o una mezcla de ambos.

Un quemador Bunsen también se utiliza en los laboratorios de microbiología para esterilizar los equipos y para producir una corriente ascendente que aleja los contaminantes transportados por el aire del área de trabajo.

Existen otros quemadores basados en el mismo principio. Las alternativas más importantes al quemador Bunsen son:

Quemador Teclu

La parte inferior de su tubo es cónica, con una tuerca redonda debajo de su base. El espacio, fijado por la distancia entre la tuerca y el extremo del tubo, regula la entrada de aire de forma similar a las ranuras abiertas del quemador Bunsen.

El quemador Teclu proporciona una mejor mezcla de aire y combustible y puede alcanzar temperaturas de llama más altas que el quemador Bunsen.

Quemador Meker

La parte inferior de su tubo tiene más aberturas con una sección total mayor, admitiendo más aire y facilitando una mejor mezcla de aire y gas. El tubo es más ancho y su parte superior está cubierta con una rejilla de alambre.

La rejilla separa la llama en un conjunto de llamas más pequeñas con una envoltura externa común, y también evita el retorno de la llama al fondo del tubo, lo cual es un riesgo en altas relaciones aire/combustible y limita la tasa máxima de entrada de aire en un quemador Bunsen convencional.

Temperaturas de llama de hasta 1.100-1.200 °C (2.000-2.200 °F) son alcanzables si se utilizan correctamente. La llama también arde sin ruido, a diferencia de los quemadores Bunsen o Teclu.

Quemador Tirrill

La base del quemador tiene una válvula de aguja que permite la regulación de la entrada de gas directamente desde el quemador, en lugar de desde la fuente de gas. La temperatura máxima de la llama puede alcanzar los 1560 °C.

Materiales de laboratorio de vidrio para calentar

Vaso precipitado

Es un envase con forma cilíndrica, elaborado en vidrio Pírex. Por lo general se usa en los laboratorios para calentar sustancias o para traspasar líquidos. Además de su forma cilíndrica, su fondo es plano. Sus capacidades son diversas desde 1ml hasta varios litros.

Matraz de Erlenmeyer

Es uno de los recipientes que se usan con gran frecuencia en los laboratorios. Con ellos se pueden armar aparatos de destilación o para procurar la reacción de sustancias que debes ser sometida a periodos largos de calentamiento.

También se utilizan para contener líquidos que ameritan conservación por un tiempo prolongado.

Balón de destilación

Es un recipiente que se caracteriza por su cuello largo y la forma esférica de su cuerpo. Su diseño garantiza el calentamiento de manera uniforme de distintas sustancias. Gracias a su base redondeada fácilmente es posible agitar su contenido, impidiendo el derrame de las sustancias fuera del envase.

En ocasiones lleva un tubo de desprendimiento lateral, unido al cuello del envase, que permite la expulsión de vapores cuando se lleva a cabo el proceso de destilación con dirección al condensador.

Tubo de ensayo

Se trata de un tubo pequeño, con forma cilíndrica, elaborado en vidrio, con una abertura en uno de sus extremos (puede tener una tapa), mientras que el extremo opuesto es cerrado y redondeado. Este material se utiliza para contener muestras de líquidos o sólidos, en pequeñas cantidades.

También pueden ser usados para llevar a cabo reacciones químicas en pequeña escala. Esto incluye la exposición del contenedor a ciertas temperaturas.  

Luna de reloj

Es una lámina elaborada en vidrio. Su forma es circular. En los laboratorios se usa con frecuencia para la evaporación de líquidos, para establecer el peso de los sólidos o como cubierta de vasos precipitados. También  se usa para la contención de sustancias, en parte, corrosivas.

Mechero de alcohol

Se trata de una fuente de calor, aunque su intensidad es baja. Este funciona con alcohol etílico. Para mantener la seguridad de los laboratoristas, la entrada de oxígeno se cubre con una pieza para sofocar el fuego. Son usados con frecuencia en los laboratorios para hacer combustión.

Crisol

Se trata de un envase elaborado en porcelana y que tiene la capacidad de soportar elementos a temperaturas muy altas.

Cápsula

Elaboradas en porcelana, las cápsulas son pequeños contenedores, de forma semiesférico, que tienen un pequeño pico en un costado. Normalmente se utiliza en la evaporación del exceso de solvente en una muestra.

Estos recipientes de porcelana poseen diferentes tamaños y formas, además sus capacidades van desde los 10 ml hasta los 100 ml. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *